De reformas y cambios radicales va la cosa

Reforma integral antes y después

Reforma integral antes y después

No falla, las obras son siempre un dolor de cabeza, y más aún si nos liamos la mente a la cabeza y nos atrevemos con una reforma integral en casa. Ahí la cosa se complica. Las pocas obras que hemos llevado a cabo nosotros en nuestra joven casa han sido pocas y livianas, pero aún así MK siempre tiembla cuando me ve pensando en nuevos proyectos.

En todas las ocasiones intento transmitirle mi forma de ver este tipo de situaciones en las que sabes que la casa se va a enfollonar durante unos días y después tocará limpieza a fondo: es mejor centrarse en el resultado y pensar en los años que vamos a estar disfrutándolo. En comparación, esos días de obra parecerán una nimiedad.

Para hacer este tipo de trabajos existen dos opciones: encargarnos nosotros mismos de todo o confiar en una empresa de reformas para que haga todo el trabajo. Ésta última opción es sin duda la más cómoda, ya que nos podemos despreocupar un poco más de las partes más engorrosas… aunque el encargarse uno mismo de todo al final también tiene su recompensa.

Reforma integral antes y después

Estos pensamientos nos han surgido después de ver la increíble transformación del apartamento de un lector del blog Delikatissen. Una auténtica reforma integral en toda regla. Sed sinceros, ¿no os dan ganas de embarcaros en una obra de ese calibre viendo el precioso resultado? A nosotros sin duda :)

Reforma integral antes y después

Este artículo forma parte de una colaboración publicitaria que nos ayuda a mantener el blog y seguir ofreciendo contenidos originales. Todos los textos están creados por nosotros con opiniones completamente personales.

Fotos propiedad de Le Photograph

Lo de las cookies

Usamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando entendemos que estás aceptando las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR