Artículos de la categoríaRecetas

Recetas económicas y muy fáciles de hacer

Mermelada de fresa casera

Mermelada casera de fresa
He de reconocer (soy Jorge) que estoy algo obsesionado con la mermelada de fresa, y con las fresas en general. Es algo que no puede faltar en mis desayunos, y nunca llegaré a aborrecerla (espero).

Es por eso que no puedo dejar pasar la oportunidad cada vez que llega la temporada de fresas de hacer mi propia mermelada casera. Porque, ¿hay algo mejor que tomarse una tostada de buen pan con mermelada de fresa hecha por uno mismo? No lo creo…

Encima es muy sencilla de hacer, así que no tenéis excusa. Incluso si no os gusta mucho la mermelada de fresa deberíais probar esta, es una auténtica delicia, y no tiene nada que ver con las que compramos en el supermercado.

Mermelada casera de fresa

Ingredientes para la mermelada de fresa perfecta

– 1kg de fresas
– 200gr de azúcar blanquilla *Actualizado al final del artículo
– El zumo de medio limón

Elaboración de la mermelada

Lo primero que tendremos que hacer será lavar las fresas y quitarles las hojas y la parte blanca que puedan tener, y las vamos echando en la olla que vayamos a usar, y añadimos el azúcar y el zumo del medio limón.
Y ahora, la parte que más me gusta (y que aprendí del gran Jamie Oliver), hay que meter las manos (bien limpias, por supuesto) y empezar a «destruir» las fresas, cogiendo puñados y aplastándolos con las manos, hasta que suelten todo el jugo.

En este punto me gusta dejar la mezcla reposar unos 10 minutos, porque me imagino que el azúcar y el limón aprovecharán para sacarle todo el sabor y el jugo a las fresas.

No me gusta demasiado encontrarme trozos en la mermelada, así que antes de empezar a cocinar la mermelada le doy un poco de caña con la batidora. Lo justo para que desaparezcan los trozos más grandes.

Solo queda dejarlo a fuego lento durante unos 40 minutos, o hasta que veamos que ha cogido espesor y un bonito brillo. Mientras, podemos hervir un par de botes de cristal (junto con sus tapas) en una olla grande en la que los cubra el agua. Habrá que hervirlos unos 10 minutos. No soy ningún experto en encurtidos, pero con este método nunca he tenido problemas.

Después de hervir los botes, los secamos bien con papel de cocina, los llenamos con nuestra rica mermelada hasta el borde, y tapamos.

Según he leído, después de llenar el bote, hay que hervirlos una vez más, colocándolos de pie en una olla en la que podamos cubrirlos de agua, durante unos 20 minutos. Confieso que nunca he llevado a cabo este paso, y he consumido mermelada que llevaba almacenada casi un año… y aqui estoy :)

Espero que aprovechéis estos meses de temporada de fresas y probéis a hacer vuestra propia mermelada.

Por cierto, con el kilo de fresas (pesadas sin las hojas y la parte blanca) he llenado dos botes de unos 350gr y un poco de otro, así que habrán salido casi 800gr de mermelada.

ACTUALIZACIÓN 22/05/2014: Después de investigar y hacer mermelada unas cuantas veces más, hemos cambiado la cantidad de azúcar, pues ahora sabemos que es el encargado de conservar la mermelada, y además sale más rica. Para 1 kilo de fresas ahora usamos 400 gramos de azúcar.

La caja de galletas, de Xavier Barriga

Galletas, de Xavier Barriga
Desde hace unos meses nos ha dado por empezar a hacer galletas, buscando recetas por internet y haciendo experimentos. Se podría decir que les estamos cogiendo el gusto. Y no hay nada como comerse unas galletas caseras recién hechas.

Se ve que nuestra familia ha tomado buena nota, y han tenido a bien regalarnos el libro «La caja de galletas» de Xavier Barriga, un pequeño libro lleno de recetas de ricas galletas y algunos trucos e indicaciones muy interesantes.
Galletas, de Xavier Barriga
Y por si eso fuera poco, con el libro vienen de regalo seis moldes, para que las galletas salgan absolutamente perfectas. En la primera fotografía podéis comprobar que ya hemos puesto en práctica alguna de las recetas, y de los moldes.

Si por si acaso os lo estáis preguntando, si, publicaremos alguna receta galletera en breve, por supuesto :)

El libro lo podéis encontrar en Amazon por unos 16€, pero si podéis comprarlo en alguna librería de vuestro barrio, mejor que mejor, así le echamos una mano al comercio local.

Pollo al chilindrón (a mi manera)

Pollo al chilindrón

Hola, soy Paco, y me gustaría compartir una nueva receta con todos vosotros, esta vez una muy sabrosa y económica, perfecta para estos tiempos que corren: pollo al chilindrón. Eso si, está un poco adaptada ;)

Además, con esta receta también participamos en el concurso de recetas navideñas organizado por Lazy Blog y patrocinado por Antonio Mata Gourmet con la colaboración de Pyrex.

Ingredientes

  • 1 pollo troceado
  • 4 tomates maduros
  • 1 pimiento rojo (si es muy grande, medio)
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 100 g. de jamón serrano (en taquitos)
  • 1/2 vasito de vino blanco
  • 300 gramos de champiñones laminados
  • aceite de oliva

Elaboración del pollo al chilindrón

Salpimentar el pollo, dorarlo en una sarten y reservar.

En la misma sartén sofreir el ajo y la cebolla picados. Cuando esté pochadito, echar los pimientos troceados y el jamon en taquitos, y saltear unos 10 minutos más.

A continuacion echamos los champiñones, los tomates pelados y troceados, incorporamos el pollo, le añadimos el vasito de vino, y dejamos cocer a fuego lento unos 20 minutos.

El pollo quedará perfecto, muy suave y tierno.

¡Que paséis todos unas buenas fiestas!

Ternera rellena al horno

Ternera rellena al horno

¡Hola! Soy Paco, y en esta nueva colaboración con Una casa con vistas quiero compartir con vosotros un plato muy sencillo y resultón para estas Navidades: ternera rellena al horno, con ciruelas, jamón y romero fresco.
Además, con esta receta participamos en el concurso de recetas navideñas organizado por Lazy Blog y patrocinado por Antonio Mata Gourmet con la colaboración de Pyrex.

Ingredientes

  • 1kg de falda de ternera
  • 8-10 ciruelas pasas (mejor sin hueso)
  • 1 cebolla
  • Romero fresco
  • 4 dientes de ajo
  • 1 puñado de piñones
  • 100gr de jamón serrano
  • 1/2 litro de vino tinto
  • 1/2 litro de caldo de carne
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta

Pasos para elaborar la ternera rellena al horno

Extendemos la carne (le diremos al carnicero que nos la abra para rellenar) y salpimentamos.
Colocamos las ciruelas sobre la carne, formando una linea de lado a lado (mejor en el lado más corto), y junto a ésta formamos otra tira con el jamón, y añadimos los piñones sobre las ciruelas.
Ingredientes ternera rellena al horno

La situación final del jamón y las ciruelas al cortar el solomillo dependerá de lo separadas que coloquemos estas tiras, así que te recomiendo que no estén demasiado juntas.

Enrollamos la carne sobre si misma, intentando que quede bien apretada. A continuación habrá que atarla para que no se nos abra, bien con hilo de bramante o bien con unas redecillas elásticas muy cómodas que suelen vender en las ferreterías, y que están pensadas para esto. Yo he usado una de estas redecillas, y el resultado ha sido perfecto.
Ingredientes para receta de ternera rellena al horno

Sellamos la carne en una sartén, para mantenerla jugosa. A continuación la colocamos en la bandeja del horno, sobre la verdura picada y las ramas de romero fresco.

Con un poco del vino desglasamos la sartén (para aprovechar los restos de carne que hayan quedado), y se lo añadimos a la carne por encima, y añadimos en la bandeja la mitad del vino y del caldo.

Metemos la bandeja en el horno, precalentado a 200º, durante 15 minutos. Pasado este tiempo, bajamos a 180º, añadimos el resto del vino y del caldo, y dejamos 40 minutos más.

Cuando la carne esté hecha (lo estará cuando la pinches con un palillo largo de madera y no salga sangre), la sacamos a un plato y la dejamos que se enfríe un poco.

Echamos todo el liquido que ha quedado en la bandeja del horno en un cazo, colando las verduras y aplastándolas un poco para que suelten todo el jugo. Ponlo al fuego y deja reducir. Incluso puedes echarle una cucharadita de maicena disuelta en un poco de agua fria para conseguir el espesor de salsa deseado.

Para emplatar corta la carne en rodajas de 1 centímetro de grosor, más o menos, y acompaña con puré de patatas, o arroz basmati, y un poco de salsa por encima. Y a disfrutar!

Tortilla de patatas, sin más

Tortilla de patatas

La tortilla de patatas, uno de los platos más representativos de nuestro país (de ahí que se conozca también como tortilla española), increíblemente sencillo de hacer y espectacularmente bueno.

Además se puede experimentar con infinidad de aditivos extra, como cebolla, pimiento verde, etc., pero nosotros hemos querido apostar por la sencillez de una tortilla que tan solo lleva patatas, huevos, sal y aceite de oliva virgen extra.

Para hacer una tortilla de patatas para dos personas nosotros hemos usado dos patatas medianas y cuatro huevos. Las cantidades van a variar mucho en función del tamaño de las patatas y de los huevos, así que lo mejor es calcular a ojo. Cuando hayáis hecho unas cuantas, será coser y cantar.

Pasos para hacer una tortilla de patatas perfecta

Lo primero será elegir una sartén adecuada. En nuestro caso, al ser una tortilla para dos personas, hemos optado por una sartén bastante pequeña, para que saliera gordita.
Friendo patatas

Llenamos la sartén de aceite, teniendo en cuenta que deberá cubrir las patatas, y la ponemos a fuego máximo. Cuando el aceite está caliente, añadimos las patatas cortadas en rodajas (se pueden cortar también en gajos o en dados) y saladas, bajamos el fuego al medio, y dejamos que las patatas se vayan haciendo bien por dentro pero sin llegar a tostarse.

Una vez que las patatas estén en su punto (podemos sacar una y comprobar que está blanda), retiramos la sartén del fuego, batimos los huevos en un bol grande con una pizca de sal y, con la ayuda de una rasera, añadimos todas las patatas al bol y mezclamos bien con el huevo batido.

Retiramos todo el aceite de la sartén (si has usado aceite limpio, guardalo para usarlo en otra ocasión), dejando tan solo un poco.

Volvemos a poner la sartén en el fuego y, cuando esté caliente, añadimos nuestra deliciosa mezcla de patatas y huevo y dejamos que se vaya cocinando a fuego medio.

Dependerá del grosor de la tortilla, pero en unos cinco minutos estará lista para darle la vuelta. Lo mejor para este paso es colocar un plato llano que sea más grande que la sartén encima de esta (boca abajo, claro) y, sujetando la sartén por el mango y con la mano puesta en el plato, realizar un giro rápido de ambos, de manera que nos quedemos con la tortilla en plato.

Devolvemos la tortilla a la sartén para que se cocine bien por el otro lado, y cuando veamos que esta a nuestro gusto, retiramos, servimos y disfrutamos.
Tortilla de patatas

Crema de calabaza

Crema de calabaza
Gracias a Una Casa con Vistas, quienes me han invitado a colaborar con ellos aportando recetas culinarias que elaboro en casa, podré compartir con todos vosotros mi pasión por la cocina y la fotografía. Mi nombre es Paco y espero que disfrutéis con ellas!

Todos hemos comido alguna vez crema de calabaza… a unos nos gusta y a otros no. Después de probar esta receta será diferente, gustará incluso al reacio a probarla. El truco esta en rehogar los ingredientes, de esta manera no tendrá al final ese típico sabor de verdura cocida, que yo creo que es lo que hace de las cremas un plato “delicado” para algunos.

La receta es muy sencilla, no tiene ninguna complicación, se puede hacer en olla normal, olla expres, olla ultra rápida… Yo la hago en olla ultrarápida de WMF.
Ingredientes para la crema de calabaza

Ingredientes para la crema de calabaza perfecta

  • Un trozo de calabaza(como 200gr)
  • Una zanahoria
  • 1puerro
  • 1pimiento verde
  • medio pimiento rojo
  • 1 diente de ajo
  • 1 bote de tomate frito Hida 155gr
  • 2 patatas medianitas
  • ½ vaso de aceite de oliva virgen extra
  • sal y pimienta blanca molida

Pasos para hacer una crema de calabaza perfecta

Se trocean todos los ingredientes (no cuesta nada picarlos y así todo tarda menos en hacerse). Se podría echar todo tal cual, sin picar ni rehogar, pero es con este rehogado con lo que se consigue un puntito especial.
Ingredientes para la crema de calabaza
Con una buena cantidad de aceite (por supuesto de oliva virgen extra), se va rehogando primero el puerro, el ajo, los pimientos, la zanahoria, la calabaza, la patata… a mi me gusta ir echándolo poco a poco: primero el ajo, el puerro, luego los pimientos… aunque da un poco igual, es cuestión de manías.

En unos 10 o 15 minutos todo estará pochadito, brillantito. En este punto se le echa el tomate.
Se puede hacer con tomate natural y sofreírlo un poco, o incluso tomate frito casero. Yo uso el de la marca HIDA porque sus ingredientes son muy naturales: aceite de oliva virgen extra, tomate, azúcar y sal, y tiene unas latitas de 155g que vienen perfectas en muchas recetas.
Rehogando la verdura
Se agrega la sal y la pimienta (aunque a mi me gusta ir rectificando todo el rato) y se le añaden también en este momento dos o tres vasos de agua. Dependiendo de si se hace en olla expres o super rápida, necesitará dos o tres vasos. Ten en cuenta que, cuanto más vapor pierda la olla, más agua necesitaremos añadir.

Se cierra la olla y se tiene unos 15 minutos a contar a partir de que alcance la temperatura óptima (en unas ollas sale un pitorro, en otras el pitorro gira, etc.).
Después de los 15 minutos lo pasamos por el vaso batidor o batidora de brazo. Si le queremos dar una textura más fina aún, lo podemos pasar por el pasapuré o por el chino. Quedará muy fino y suave.

Y ya solo queda disfrutarlo! Puede ser acompañado por unos cuscurros de pan frito o, como hace mi suegra, con unas hojas de espinaca fritas, que, por cierto, quedan espectaculares.

Una pizza casera impresionante

Pizza casera
Al menos un dia a la semana nos encanta cenar una rica pizza casera hecha por nosotros mismos. Siempre intentamos realizar alguna variación, ir probando cosas… pero hoy queremos compartir con vosotros la versión más sencilla.

Digamos que es la base. A partir de esto, solemos añadir algunas otras cosas, como bacon, pimiento verde, rúcula, etc. En un próximo artículo compartiremos algunas variantes interesantes (estamos abiertos a propuestas, por cierto).

Ingredientes de la pizza casera

  • Tomate frito
  • Mozzarella fresca (de las que vienen en forma de bola en un paquete individual)
  • Unos 80 grs de pechuga de pavo
  • Queso de cabra
  • Queso parmesano
  • Orégano
  • Pimienta negra

Como elaborar la pizza casera

Lo principal será hacer la masa de la pizza y la salsa de tomate casera. Solo así conseguirás una auténtica pizza perfecta, casera cien por cien.

Una vez que tengamos nuestra bola de masa, la estiramos con la ayuda de un rodillo -si no disponemos de un rodillo podemos usar una botella vacía de vino-. A nosotros nos gusta dejarla bastante fina, pero esto es un poco a gusto de cada uno. A continuación untamos la pizza generosamente con la salsa de tomate y metemos al horno, previamente precalentado, a 180-200º durante unos 15 minutos.
Cocinando la pizza
Esto de meter primero la masa solo con el tomate es un pequeño truco que descubrimos gracias a Arguiñano, y sirve para que la masa se cocine casi del todo antes de añadir los demás ingredientes, que no necesitan ser cocinados, y que al final nos quede mucho más crujiente.

Los tiempos y las temperaturas variarán entre diferentes hornos, así que lo mejor es estar pendientes, y sacarla cuando veamos que la masa ya no está blanda.

Una vez veamos que la masa está en su punto, será el momento de sacarla y añadir el resto de ingredientes; primero repartiremos la mozzarella desmenuzada por toda la base, a continuación la pechuga de pavo y el queso de cabra (también desmenuzado).
Para finalizar rallaremos un poco de parmesano y espolvorearemos orégano y un poco de pimienta negra recién molida.

Volvemos a meter al horno durante otros 15 minutos, más o menos, sin variar la temperatura, o hasta que veamos que los ingredientes están a nuestro gusto y la masa está crujiente (se humedecerá un poco al principio con la mozzarella).
Detalle pizza casera
Un pequeño truco para que la mozzarella no tenga tanta humedad es sacarla del paquete una o dos horas antes de hacer la pizza, desmenuzarla sobre un plato con papel de cocina y meterla en el frigorífico hasta que vayamos a usarla.

El último paso, y el mejor, es sacar la pizza, cortarla y disfrutarla, a ser posible entre buenos amigos. Esperamos que probéis a hacerla o, si ya las hacéis, que compartáis vuestros trucos y consejos con nosotros.

Pasta fresca casera al huevo

Pasta fresca casera
Esta es la pasta fresca casera que solemos hacer, basándonos en una receta de Jamie Oliver de lo más sencilla.

Lo único que necesitarás tener, si o si, es una máquina de pasta (podéis encontrarlas por unos 50 euros), ya que a mano es imposible llegar a conseguir una pasta tan fina y suave como se consigue con la máquina.

Ingredientes (para dos personas)

  • 100 gramos de harina
  • 1 huevo
  • Una pizca de sal

Elaboración de la pasta fresca

Con la harina sobre la mesa de trabajo, crearemos un hueco en el centro, a modo de volcán, en el que echaremos el huevo batido y una pizca de sal. A continuación iremos incorporando poco a poco la harina, con ayuda de un tenedor.

Pasta fresca casera

Una vez tengamos una bola bien amasada, será el momento de comenzar a pasarla por nuestra máquina de pasta.

Estas máquinas tienen varios niveles de grosor para los rodillos, de forma que comenzamos pasando la masa por el máximo grosor, y acabamos en el nivel más fino. Al final tendremos una tira de pasta fresca muy suave y con un color impresionante.

En este momento, podríamos cortar la pasta a mano en cuadrados y tendríamos unas placas perfectas para canelones, o bien usar un accesorio y cortarla de otra forma.
Nosotros optamos por cortarlos como fetuccini, con el accesorio que venía junto con nuestra máquina.

¿Qué os parece? ¿Habéis hecho vuestra propia pasta alguna vez?

Salsa de tomate casera

Salsa de tomate casera
Bueno, el titulo es un poco engañoso, porque realmente no vamos a preparar una salsa de tomate desde cero (eso lo haremos más adelante). Aún asi, es una forma genial de tener una salsa de tomate con un sabor increíble, y hecha en parte por nosotros mismos, y a nuestro gusto.
Lo ideal es asegurarse de que el tomate triturado que vamos a usar no tenga aditivos, solo tomate.
Os animámos a que le deis una oportunidad :)

Ingredientes

  • 1 Lata de tomate triturado
  • 2 Cucharaditas de azúcar
  • 1 o 2 Dientes de ajo picados
  • Un puñado de hojas de albahaca fresca

Albahaca y tomate

Preparación

Echa un chorreón generoso de aceite de oliva virgen extra en una sartén, y añade el ajo picado cuando esté caliente.
Una vez que el ajo esté un poco dorado, añade la lata entera de tomate triturado, el azúcar y la albahaca. Remueve un poco y tápalo.

Tendrás que dejarlo unos 20-30 minutos a fuego medio, removiendo de vez en cuando.

Una vez transcurrido este tiempo, tendremos una salsa de tomate prácticamente casera, con un sabor espectacular, perfecta como base para pizzas, salsa para todo tipo de pasta, etc.

Nuggets de pollo con ajo y limón

Nuggets con ajo y limón
En general tratamos de evitar los fritos, ya que no son lo más saludable del mundo, pero de vez en cuando nos gusta hacer esta sencilla, pero sabrosa, receta.

Lo que necesitas (para 2 personas)

  • 2 filetes de pechuga de pollo o pavo
  • 1 o 2 huevos (para rebozar)
  • Un puñado de pan rallado
  • Perejil fresco
  • 1 o 2 dientes de ajo (al gusto)
  • Un trozo de cáscara de limón

Lo que tienes que hacer

Corta los filetes en trozos pequeños (tipo nuggets), sálalos y reserva.

Echa en la picadora el pan rallado, los dientes de ajo enteros (o cortados por la mitad), las hojas de perejil fresco, la cáscara de limón y una pizca de sal, y pícalo todo hasta que quede fino.
Pan rallado aromatizado
Lo que tenemos ahora es un pan rallado aromatizado, perfecto para utilizarlo en cualquier receta.

Ahora viene lo «divertido», que es empanar las pechugas. Nosotros las rebozamos primero en el pan rallado aromatizado, a continuación en el huevo batido, y después ,una vez más, en el pan rallado.
Hemos descubierto que, de esta manera, el rebozado queda más crujiente :)

La carne se tiene que hacer bien por dentro, así que lo que hacemos nosotros es echar las pechugas cuando el aceite está bien caliente, pero no excesivamente.
Es fundamental sacarlas sobre papel de cocina, para eliminar todo el aceite sobrante.

Os animamos a que probéis a hacer esta receta. Estamos seguros de que os encantará :)

Lo de las cookies

Usamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando entendemos que las estás aceptando. Política de cookies.

ACEPTAR