Desde La Alpujarra con amor

Calles de Pampaneira, La Alpujarra

Calles de Pampaneira, La Alpujarra

Ha llegado septiembre y, con él, nuestras pequeñas escapadas para desconectar y recargar pilas. Septiembre siempre ha sido nuestro mes preferido para tomarnos vacaciones, por ser un mes más fresco, más económico y, sobretodo, menos masificado.

En esta ocasión no nos hemos ido muy lejos, pues nos apetecía redescubrir nuestra querida Alpujarra y, de paso, enseñársela a Obi. Concretamente hemos pasado unos días en Capileira, uno de los pueblos más bonitos de la zona. Su nombre proviene del latín «Capillaria», que significa «cabellera», lo que alude al hecho de ser el pueblo más alto del barranco.

Calles de Capileira, La Alpujarra

Calles de Capileira, La Alpujarra

Calles de Capileira, La Alpujarra

Han sido días de andar mucho recorriendo con tranquilidad sus calles, descubriendo rincones preciosos, antiguos lavaderos, placitas con encanto y comida espectacular. Además de andar por las calles de Capileira (y un poco de Pampaneira también) teníamos ganas de descubrir alguna ruta de senderismo de tantas que hay por la zona. Terminamos eligiendo la ruta de La Cebadilla, tanto por tamaño como por su curioso nombre.

Ruta La Cebadilla en Capileira

Ruta La Cebadilla en Capileira

Ruta La Cebadilla en Capileira

Una ruta circular que empieza y termina en Capileira, de unos 9 kilómetros y que supone unas 3 horas y media de recorrido. Perfecta para hacerla después de desayunar y terminar celebrando el final de la ruta en algún bar con encanto del pueblo. Nosotros terminamos comiendo pollo al horno en «El gato», un pequeño bar con tan solo cinco mesas y muy buenas vistas.

Cielo estrellado en La Alpujarra

Y qué decir de las noches alpujarreñas… frescas, tranquilas y con un cielo estrellado impresionante. Gracias a la poca contaminación lumínica pudimos disfrutar de una buena sesión de estrellas fugaces y fotografías nocturnas.

Calles de Pampaneira, La Alpujarra

Calles de Pampaneira, La Alpujarra

Calles de Pampaneira, La Alpujarra

El último día aprovechamos para visitar también Capileira, uno de los pueblos vecinos. Es algo más grande y más turístico, pero se respira el mismo buen rollo que en el resto de pueblos de La Alpujarra. Nos encanta cómo tienen decorado el pueblo, creando sombras con jarapas y mantas de ganchillo. Pueblos con mucha personalidad.

Morcilla choricera
Chorimorci, la rica morcilla choricera que nos hemos traído de La Alpujarra

Después de estos días de desconexión tenemos una conclusión clara: viviendo a tan solo una hora y poco, tenemos que venir más pronto que tarde a seguir redescubriendo La Alpujarra granadina.

Lo de las cookies

Usamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando entendemos que las estás aceptando. Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies