Nuestra opinión tras un año usando una cafetera semi automática

Haciendo café Sage Barista Express

Nos encanta hacer de vez en cuando artículos de opinión sobre los productos o servicios que llevamos un tiempo probando, y nos parece que pueden ser artículos muy interesantes y útiles para ti. Lo hemos hecho con servicios de streaming como Netflix o Disney+, y con productos como el ambientador Lampe Berger, y ahora le toca el turno a nuestra nueva cafetera. Así que, sin más preámbulos, creo que estamos preparados para dar nuestra opinión tras un año usando una cafetera semi automática.

¿Qué es una cafetera semi automática?

Lo primero sería aclarar de qué tipo de cafetera estamos hablando, ¿no? Puedes echar un vistazo al artículo que publicamos hace un año hablando sobre el modelo exacto que nos compramos, la Sage Barista Express, pero básicamente se trata de una cafetera en la que nosotros hacemos buena parte del trabajo. Concretamente nos encargaremos de calcular la cantidad de café, pesarlo, molerlo, compactarlo y colocarlo para su extracción.

Lo bueno

Lo mejor de este tipo de cafeteras es que controlamos casi todos los pasos así que, con un poco de paciencia, podemos conseguir una extracción perfecta del café que hayamos elegido. Además podremos adaptar cada paso al tipo de café que estemos preparando, pues los granos nunca serán iguales unos de otros y habrá que variar el grosor de la molienda o la cantidad de granos.

Cafetera semi automática Sage Barista Express

Lo malo

No todo iba a ser de color de rosa. Al haber en juego tantos pasos para conseguir el café perfecto, este tipo de cafeteras requieren de un aprendizaje y un periodo de adaptación. Tendremos que ir haciendo pruebas de grosor de molido, tendremos que aprender a prensar el café en su justa medida, ect. Son una serie de pasos que al principio pueden abrumar un poco, pero con el tiempo es algo que acabas aprendiendo y asimilando.

Lo peor

Hay algo que queríamos destacar en esta opinión de la cafetera Sage Barista Express y es un problema bastante grave que hemos tenido. Aproximadamente a los 9 meses de uso la cafetera comenzó a perder agua en el momento de hacer la extracción, por lo que se ponía todo perdido y, aún más grave, la presión no era la correcta. Después de investigar un poco vimos que hay una junta de goma que hay que cambiar con el tiempo (aunque a nosotros nos parecía que había pasado muy poco tiempo), así que la cambiamos.

Nuestra sorpresa vino al descubrir que el problema seguía existiendo, por lo que no podíamos hacer café. Nos pusimos en contacto con la marca para gestionar el arreglo mediante la garantía, y la experiencia con Sage fue nefasta: nos daban largas, nos pedían todo tipo de videos y fotos del problema, no contestaban los emails… Es cierto que nos pilló justo en la época navideña, pero nos parecieron muy poco profesionales.

Nos pusimos en contacto con Amazon para ver si nos podían ayudar y nos ofrecieron llevar a cabo la devolución (menos mal porque si no estaríamos atrapados). Teníamos claro que queríamos seguir apostando por una cafetera de este tipo, ya no había vuelta atrás, no podíamos volver a las súper automáticas ni a las italianas, así que nos pusimos a buscar una cafetera semi automática parecida pero de otra marca… pero no la encontramos. La Sage Barista Express seguía siendo la mejor opción en cuanto a precio y características. Así que finalmente, sí, nos volvimos a comprar la misma (un poco más barata, eso sí). Esperamos que esta nueva unidad tenga solventado ese problema, y si no habrá que volver a luchar con el servicio técnico de Sage.

El balance

En definitiva, las cafeteras semi automáticas con molinillo incorporado tienen un precio elevado, pero nosotros estamos encantados. Al final te acostumbras a la elaboración y te lo acabas tomando como un ritual relajante en el que te preparas todas las herramientas (báscula de precisión para pesar los granos, depósito para tirar los posos, bandejita para no manchar) e inviertes 5 o 10 minutos en preparar un café espectacular.

Granos de café de especialidad

Eso sí, si apuestas por una cafetera de calidad para hacer una extracción casi profesional del café tendrás que hacerte con cafés de calidad, por supuesto. Nosotros hemos probado los cafés de Ineffable Coffee y de Café Té Arte y ambos nos parecen geniales.

Lo de las cookies

Usamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando entendemos que las estás aceptando. Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies