Paseo improvisado por Granada

Callejuela de Granada

Callejuela de Granada

Siempre que estamos pasando unos días de vacaciones en alguna ciudad nos gusta descubrir todas sus calles y rincones. Así lo hicimos en nuestra última escapada a Ronda, y fue allí cuando nos dimos cuenta de que es algo que no hacemos en nuestra propia ciudad.

Pasear por nuestra propia ciudad es algo que deberíamos hacer todos más a menudo. Más aún cuando vives en una de las ciudades más bonitas del mundo, como es el caso de Granada. Nos hemos propuesto convertirnos en turistas de nuestra propia ciudad de vez en cuando, y esto es lo que dio de sí el primer día.

Baño árabe El Bañuelo en Granada

Elegimos un sábado para poder así comenzar el paseo por la mañana, pero además porque nos habían comentado que algunos lugares se podían visitar gratis y, con la que está cayendo, una oportunidad así hay que aprovecharla.

Baño árabe El Bañuelo en Granada

Baño árabe El Bañuelo en Granada

Comenzamos visitando El Bañuelo, un edificio declarado Bien de interés general que contiene un baño árabe o hamman espectacular. Nunca lo habíamos visitado y hemos de reconocer que nos dejó impresionados. Se encuentra muy bien conservado y el acceso está muy controlado, por lo que puedes estar seguro de que no vas a encontrar aglomeraciones dentro. Si estáis por la zona os recomendamos encarecidamente que os acerquéis a verlo.

Casa de Zafra Granada

Entre el paseo y la visita a los baños se nos hizo un poco tarde, así que decidimos visitar la Casa de Zafra, que se encuentra a pocos metros, para poder después subir hasta el Mirador de San Nicolás, disfrutar de una de las mejores vistas de la Alhambra y, para finalizar, tomarnos algo en alguna terracita agradable.

Calle del Albaicín Granada

«La Casa de Zafra, ubicada en el barrio del Albaicín declarado Patrimonio Mundial en 1994, constituye uno de los ejemplos más relevantes y mejor conservados de la arquitectura andalusí de carácter residencial. Los valores culturales del inmueble llegado hasta nosotros son numerosos. En ella, encontramos valores históricos, artísticos, arquitectónicos y paisajísticos de primer orden.» Fuente.

Alhambra desde Mirador de San Nicolás

Como hemos comentado, el último paso (bueno, fueron unos cuantos) consistió en llegar hasta el Mirador de San Nicolás e intentar encontrar un hueco en el concurrido poyete para descansar y disfrutar de nuestra querida Alhambra durante unos minutos.

Y ya para terminar, como no podía ser de otra manera, tocaba echarse unas cervecitas bien frías, y para ello fuimos al bar Candela, todo un clásico de la zona del Realejo en el que se disfruta de buen ambiente, buena música y unos bocadillos muy ricos, perfectos para reponer fuerzas.

Lo de las cookies

Usamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando entendemos que las estás aceptando. Política de cookies.

ACEPTAR