Por qué preferimos los estores a las cortinas

Estor enrollable

Estor enrollable

Es un debate que no llega a los niveles de polémica de la tortilla con o sin cebolla o la pizza con piña, pero también suele haber algo de discrepancias a la hora de elegir entre estores o cortinas para las ventanas de casa.

En este artículo te vamos a contar las principales diferencias y, sobretodo, te vamos a explicar por qué nosotros decidimos instalar estores a medida en todas las ventanas de nuestra casa cuando nos vinimos a vivir aquí, hace ya nada menos que 11 años.

Diferencias entre estores y cortinas

Desde nuestro punto de vista hay dos diferencias fundamentales entre un estor y una cortina: la primera diferencia es que el estor se despliega verticalmente, como una persiana, y la cortina de un lado a otro. Esta diferencia nos parece la más importante, pues cambia totalmente la forma en que interactuamos con la luz que entra en la estancia.

Estor enrollable

La otra diferencia es estética: los estores se quedan siempre perfectamente planos, mientras que las cortinas van a tener siempre una serie de ondas, más o menos marcadas. Lo que si es cierto es que las cortinas se prestan mucho más a una decoración con más «fantasía», ya que las posibilidades en cuanto a tipos de telas y estampados es infinita. Según el caso también son interesantes esas ondas de las que hablábamos, ya que dan volumen y pueden dar más juego a la hora de conseguir estilos decorativos más complejos.

Nosotros nos decantamos por los estores

Para las ventanas de nuestra casa elegimos instalar estores, principalmente por un tema estético. Nos encanta la decoración con un estilo tirando a minimalista y ordenado, así que nos encantaba el efecto que conseguíamos con los estores. Cuando los subes desaparecen de la vista, y cuando están bajados completamente se convierten en un estructura plana y recta que pasa bastante desapercibida en la estancia. Las cortinas además hace la estancia más pequeña, por lo que no nos interesaban, dado que nuestra casa es bastante pequeña. Necesitábamos algo ligero, y los estores son perfectos.

Estor enrollable

Otra de las ventajas que nos hizo decantarnos por los estores en vez de por cortinas es la posibilidad de instalar dos piezas independientes en las puertas correderas que dan a las terrazas. De esta manera podemos subir cada estor independientemente en función de la situación del sol o si tenemos necesidad de usar una de las dos puertas para acceder a la terraza. Por nuestras necesidades las cortinas nos parecían un poco más incomodas.

En conclusión, tanto los estores como las cortinas nos parecen dos opciones muy interesantes para cubrir puertas y ventanas, y la elección de una u otra dependerá del estilo que queramos conseguir. Nosotros estamos la mar de contentos con nuestros estores. Tanto es así que cuando tengamos que cambiarlos volveremos a poner estores. Aunque, eso sí, seguramente cambiaremos el color y la opacidad (ahora mismo son demasiado claritos).

Este artículo forma parte de una colaboración publicitaria que nos ayuda a mantener el blog y seguir ofreciendo contenidos originales. Todos los textos están creados por nosotros con opiniones completamente personales.

Lo de las cookies

Usamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando entendemos que las estás aceptando. Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies