Cómo hacer azúcar invertido en casa

Azúcar invertido

No, no consiste en darle la vuelta al azúcar.

Como ya sabes, en esta época del año nos encanta hacer helados caseros, pero nunca nos habíamos animado a llevarlos al siguiente nivel usando azúcar invertido. Sigue leyendo y te contamos cómo hacer azúcar invertido en casa y mejorar tanto los helados como todo tipo de recetas de repostería.

¿Qué es y para qué sirve el azúcar invertido?

Puede que lo primero que te preguntes es qué demonios es el azúcar invertido y por qué tendrías que usarlo en tus recetas. Pues bien, a grandes rasgos se trata de una modificación en la estructura del azúcar. Si quieres ahondar en detalles técnicos puedes hacerlo en este artículo. La miel que todos conocemos es ya un azúcar invertido, pero el problema es que aportará también mucho sabor a nuestra receta (ningún problema si te cuadra ese sabor en tu receta). Con el azúcar invertido obtenemos las mismas ventajas pero sin aportar sabor.

Azúcar invertido

El azúcar invertido es perfecto para usarlo, por ejemplo, en helados caseros, ya que no cristaliza y ayuda a que el helado sea más cremoso. También se usa en diferentes proporciones para hacer bollería, bizcochos y demás dulces en casa. Dependiendo del tipo de receta habrá que sustituir una proporción del azúcar total por azúcar invertido, por lo que nunca se sustituirá el 100%. Según hemos leído en diferentes artículos estas serían las proporciones que habría que usar:

En heladería se sustituye el 30% del azúcar común de la receta por azúcar invertido.
– En masas fermentadas (bollería) se sustituye entre un 50-70% del azúcar común de la receta por azúcar invertido.
– En bizcochos y repostería se sustituye un 20% del azúcar común de la receta por azúcar invertido.

Receta sencilla para hacer azúcar invertido

Una vez aclarados los usos que le podemos dar a este tipo de azúcar llega el momento de preparar nuestro propio azúcar invertido.

Ingredientes

Ingredientes para hacer azúcar invertido

  • 350 gr azúcar blanquilla
  • 150 gr de agua
  • 1 cucharadita de limón
  • 3,3 gr de bicarbonato (¿opcional? Te lo contamos más adelante)

Elaboración

Para hacer azúcar invertido en casa tan solo tienes que añadir en un cazo el azúcar común junto con el agua y el zumo de limón recién exprimido y llevarlo a ebullición. En este punto es muy recomendable tener a mano un termómetro de cocina, ya que tendremos que retirar el cazo del fuego cuando la mezcla haya alcanzado los 100º. Si no tienes termómetro tendrás que guiarte por el punto de ebullición del agua y retirarlo cuando comience a hervir (pero que por menos de 10€ tienes termómetros que te van a hacer muy buen apaño para cocinar).

Azúcar invertido

La mayoría de recetas que hemos visto por internet añaden bicarbonato sódico cuando la mezcla baja hasta los 50º, pero también hemos leído algunas recetas en páginas más técnicas y no le ven sentido a añadir este ingrediente, como que no aporta nada. Se supone que la reacción química se produce gracias al ácido cítrico del limón, así que con eso debería ser suficiente. Nosotros sí le hemos añadido el bicarbonato, pero para las próximas ocasiones vamos a prescindir de él.

Ya solo queda verter el contenido del cazo en un bote hermético y guardar en un armario (nunca en el frigorífico), nos durará varios meses.

Lo de las cookies

Usamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando entendemos que las estás aceptando. Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies