Se cumplen 15 años de nuestro viaje favorito

Parque Nacional de Yosemite

No somos de viajar mucho, pero de vez en cuando nos encanta visitar sitios interesantes y cambiar de aires. Desde hace unos años, por razones obvias, no hemos hecho ningún viaje grande y, quizás por eso, nos hemos acordado de que hace justo 15 años por estas fechas estábamos haciendo el que ha sido, sin duda, nuestro viaje favorito: nada menos que 18 días recorriendo California y parte de Nevada.

Por alguna razón se alinearon todos los astros y conseguimos ponernos de acuerdo con unos familiares, concretar fechas, elegir itinerarios y visitas y darle luz verde a todo, algo bastante difícil de conseguir teniendo en cuenta el coste y la cantidad de días que conlleva un viaje de este tipo.

Mitad reservado, mitad búscate la vida

En 2007 no estábamos tan acostumbrados como ahora a reservarlo todo online, así que en algún momento de la preparación tomamos entre todos la decisión de no reservar todos los alojamientos, sino dejar algunos días libres para poder explorar a nuestro aire, y no podemos estar más contentos de haber tomado esa decisión. Gracias a eso tenemos anécdotas divertidas y conocimos lugares que, de haberlo hecho de otra forma, no hubiéramos conocido. Entre otras cosas nos permitió conocer un montón de esos moteles que tanto vemos en películas y series.

Los gadgets

Para que te hagas una idea de lo que ha llovido desde 2007, apenas un mes antes de nuestro viaje se puso a la venta el primer iPhone, el móvil de Apple que lo cambió todo (luego hablaremos más sobre él). A día de hoy cada uno llevaría un smartphone en el bolsillo con internet de alta velocidad y podríamos resolver cualquier contratiempo en segundos, pero hace 15 años era muy diferente.

Gadgets del viaje a USA

Para movernos por las carreteras estadounidenses llevábamos una PDA Acer con GPS con la aplicación de TomTom y todo el mapa de California instalados. Todas las fotos las hacíamos con una cámara compacta Canon IXUS, y además nos llevamos un portátil Macbook blanco (precioso diseño, por cierto) para poder ir descargando las fotos y conectarnos a internet en algunos establecimientos. Gracias a todo esto fuimos capaces de llegar sin problemas a todas partes sin perdernos ni una sola vez y documentar este gran viaje.

El itinerario

Nuestra idea era alquilar un coche para poder viajar a nuestro ritmo y visitar todo lo que quisiéramos sin estar atados a horarios concretos. Cada uno fue proponiendo sitios que quería visitar, como San Francisco, Sequoia & Kings Canyon, Yosemite, San Diego, Las Vegas, Gran Cañón del Colorado, etc., y poco a poco le dimos forma al itinerario perfecto para poder visitarlo todo y no morir en el intento.

San Francisco

Parque japonés en San Francisco

Fue nuestro lugar de llegada y en el que pasamos unos cuantos días al principio de nuestro viaje, así que fue nuestro primer punto de contacto con Estados Unidos. La verdad es que nos sorprendió gratamente, pues vimos una ciudad preciosa, moderna y muy abierta. Paseamos en bici por el puente Golden Gate hasta Sausalito, nos montamos en el tranvía, anduvimos por el barrio chino (de hecho nos alojábamos al lado), visitamos Alcatraz, nos perdimos por el Jardín japonés Hagiwara… en fin, unos días inolvidables. Y al salir de la ciudad, ya con nuestro coche de alquiler, pasamos por las oficinas de Google y nos hicimos una foto 😅

En bici por el Golden Gate

En barco hacia San Francisco

Santa Mónica y Los Ángeles

Otro de los sitios que sí teníamos reservados era un apartamento en Santa Mónica para pasar un par de noches. Nuestra idea era tenerlo como base de operaciones y, desde ahí, movernos por los alrededores. De aquí lo que más nos sorprendió fue el propio apartamento, pues no nos esperábamos algo
así de auténtico en pleno centro de la ciudad. Parecía que estábamos dentro de una sitcom veraniega de los años 90.

Coches gigantes en USA

Piscina en Santa Mónica

La letras de Hollywood

Estrella de Antonio Banderas en el paseo de la fama

En estos dos días aprovechamos para visitar lo más típico de la zona, como son las letras de Hollywood, el paseo de la fama (con foto a la estrella de Antonio Banderas, claro), Beverly Hills, Venice Beach, Sunset Boulevard, El Pueblo de Los Ángeles, y un montón de sitios más. Por cierto, a mitad de camino entre San Francisco y Los Ángeles hicimos una parada técnica para repostar en San Luis Obispo y, por pura casualidad, nos encontramos una Apple Store. Por supuesto entramos y estuvimos toqueteando ese teléfono tan llamativo y futurista que acababan de lanzar.

Toqueteando el iPhone 2G

San Diego

Paseo por San Diego

Después de un par de días en LA teníamos previsto bajar hasta San Diego, pasar una noche y aprovechar para visitar la ciudad, y alguna playa cercana. Aquí no llevábamos alojamiento contratado, así que estuvimos buscando y no encontramos nada en la ciudad (tuvimos la mala suerte de que se estaba celebrando algún tipo de congreso y estaba todo a tope). Pero gracias a eso acabamos alojándonos en un motel de Chula Vista (gran nombre, si me preguntas a mi).

Las Vegas y el Gran Cañón

Haciendo la colada en USA

Amanecimos en Chula Vista, hicimos la colada (llevábamos la ropa justa para la mitad del viaje) y pusimos rumbo a Las Vegas. Teníamos por delante un viaje de cinco horas, una noche libre y ganas de visitar el pueblo fantasma de Calico, así que decidimos buscar alojamiento en Barstow. Agosto y pleno desierto de Mojave, así que buscamos un motel con piscina. Al día siguiente visitamos Calico, un pueblo abandonado y restaurado para que tenga el mismo aspecto que tenía a finales de 1800. Es como visitar el Mini Hollywood de Almería pero en su lugar original.

Vaquero en Calico USA

El pueblo fantasma de Calico

Desde ahí llegamos hasta el hotel Excalibur en Las Vegas, donde teníamos previsto quedarnos tres noches (había mucho que ver). Aquí si que teníamos todas las actividades bien atadas desde unos meses antes, pues no nos queríamos perder ninguna de ellas: vuelo nocturno en helicóptero sobrevolando la ciudad (si, era la época de CSI), desplazamiento en avioneta hasta el Gran Cañón, bajada en helicóptero hasta el río Colorado, paseo en barca por el río… En fin, el típico paquete que lo incluye todo. La verdad es acabamos reventados, pero mereció mucho la pena.

El cañón del Colorado

Helicóptero en el Cañón del Colorado

Por las noches aprovechábamos para pasear por Las Vegas (no hay que olvidar que estábamos en agosto), una ciudad sorprendente. Todos coincidimos en que fue lo que menos nos gustó de todo el viaje. Entendimos a la perfección eso que se escucha siempre de que es el patio de recreo de Estados Unidos, y es que se nota que aquí se sueltan la melena y hacen todo lo que no hacen en otros sitios. Aunque disfrutamos de nuestra estancia y nos lo pasamos genial no podíamos dejar de notar que todo es un poco de cartón piedra y, sobre todo, el increíble derroche de energía… ¡que había calles con aire acondicionado! 😱

Paseo nocturno por Las Vegas

Paseo nocturno por Las Vegas

Parques Nacionales

Otra de las partes importantes de este viaje era visitar algunos Parques Nacionales, como el Seguoia, Kings Canyon y, sobre todo, Yosemite. De hecho en este último teníamos reservadas unas cabañas de madera preciosas para pasar un par de noches. Puedo decir sin miedo a equivocarme que este fue nuestro sitio favorito de todo el viaje. Todos coincidimos en que nos encantaría realizar un próximo viaje centrado solo en Yosemite. Es un parque gigantesco con infinidad de rutas para realizar y actividades que hacer. Y osos.

Durmiendo en el Parque Yosemite

El Capitán en Yosemite

Oso en Yosemite

Vuelta a San Francisco y fin de viaje

Desde Yosemite emprendimos rumbo a San Francisco para pasar los últimos días de viaje. En estos últimos días aprovechamos, entre otras cosas, para visitar la famosa prisión de Alcatraz. Es un sitio realmente llamativo y espeluznante, con un clima de lo más desapacible. Te imaginabas la vida allí y se te ponían vello de punta.

Isla de Alcatraz

Un viaje increíble

Como has podido leer, si es que has llegado hasta aquí, fue un viaje increíble, y sin duda sigue siendo nuestro viaje favorito, pues lo tuvo todo: ciudades emblemáticas, naturaleza, helicópteros, avionetas, barcos, casinos, sequoias gigantes, osos, paseos en bici, frío, calor, niebla, baños, ríos, ciervos… En fin, que esperamos poder hacer algo parecido más pronto que tarde.

Lo de las cookies

Usamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando entendemos que las estás aceptando. Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies