Vivimos la bonita tradición de los hachos

Hachos de esparto

Manojo de paja o esparto encendido para alumbrar. Esa es la definición que da la RAE para «hacho», y eso es precisamente lo que estuvimos haciendo hace unos días, hachos de esparto.

En muchos pueblos es tradición salir al campo a buscar esparto (tanto seco como verde) para fabricar hachos y salir a la calle con ellos encendidos en la noche del 2 de febrero, día de la Candelaria. Dada su peculiar forma se puede llevar encendido mientras se le da vueltas en el aire, creando un espectáculo digno de presenciar.

Es además muy interesante ver como se elaboran los hachos, así que aprovechamos para hacer fotografías de todo el proceso, para compartir con vosotros un momento tan especial en plena naturaleza.

Paisaje con olivos

Hachos de esparto

Una de las cosas bonitas e interesantes de esta tradición es que te obliga a dar un paseo por el campo en busca del esparto con el que se fabricarán los hachos. Será necesario recoger esparto seco, del cual se compone casi todo el hacho, pero también habrá que hacerse con un buen puñado de esparto verde, pues será con este con el que iremos atando nuestra peculiar antorcha.

Hachos de esparto

Hachos de esparto

Hachos de esparto

Como podéis comprobar en las fotografías se van creando nudos a lo largo del hacho con el esparto verde. Estos nudos están hechos de forma que se puedan deshacer fácilmente cuando la parte quemada llegue a ese punto, de forma que se pueda seguir quemando.

Hachos de esparto

Con el esparto verde se elabora también la bonita trenza del final, que será por donde cogeremos el hacho a la hora de encenderlo y darle vueltas en el aire… siempre cogido con fuerza, por supuesto, que no queremos que nadie salga herido ;)

Hachos de esparto quemándose

En fin, nos ha encantado pasar un día viviendo toda la tradición de los hachos, el paseo para recoger el esparto, fabricándolos después junto a una buena lumbre, y finalmente hacheándolos por la noche. Esperamos que los más pequeños aprendan este arte de sus mayores para que esta tradición no se pierda.

Hachos de esparto quemándose

Por cierto, aunque lo pueda parecer en esta fotografía nadie resultó herido mientras jugábamos con los hachos encendidos…

Lo de las cookies

Usamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando entendemos que las estás aceptando. Política de cookies.

ACEPTAR