Casas de una sola planta o de dos, esa es la cuestión

Casa blanca de lineas rectas

No era esta la duda que planteaba Shakespeare, pero para nosotros es primordial.

Si nos sigues desde hace tiempo ya sabrás que vivimos en un dúplex pequeño de dos plantas (valga la redundancia), y también sabrás que lo agradecemos enormemente porque gracias a eso tenemos las vistas que tenemos (y que dan nombre a este blog), pero la vivienda de nuestros sueños sería una casa de una sola planta, estamos seguros.

Y sí, somos conscientes de que realmente lo más eficiente y la mejor forma de aprovechar el espacio es construir hacia arriba, pero por algún motivo nos sentimos más a gusto en una sola planta a ras de suelo. Quizás sea precisamente esa sensación de estar siempre tocando el suelo la que nos provoque ese sentimiento.

Ahora bien, dejando a un lado la parte más romántica y las sensaciones que nos provocan las casas de una sola planta, es importante tener en cuenta también las ventajas e inconvenientes de las casas de dos o más plantas. Para nosotros la ventaja principal sería el aprovechamiento del espacio disponible y las vistas que, inevitablemente, vamos a tener en esa planta superior. Lo cierto es que me imagino en la segunda planta de una casita en medio del campo, respirando el aire fresco y disfrutando de las vistas apoyado en su baranda de aluminio del balcón y la verdad es que empiezo a dudar… Pero no, nos seguimos quedando con una sola planta.

Dormitorio con vistas

Soñar es gratis, así que nos encantaría poder vivir algún día en una casita alejada del mundanal ruido, de una sola planta y con una distribución eficiente y funcional. Aún así siempre estamos pensando en formas de optimizar el espacio (es lo que tiene llevar bastantes años viviendo en pocos metros cuadrados), y una cosa que nos ha llamado siempre poderosamente la atención son los altillos típicos de las películas estadounidenses. Nos parece una idea genial para aprovechar el espacio y, por qué no decirlo, esas escaleras retráctiles para ático siempre nos han resultado algo mágico, como de ciencia ficción.

En cuanto al diseño de la casa, después de ver montones de ideas, también tenemos claro que nos gustan mucho más las que hemos visto de una planta, y seguramente con una cubierta plana en vez de tejado a dos aguas. Un estilo muy de zonas desérticas y costeras que siempre nos ha gustado bastante. Como puedes ver tendemos siempre al minimalismo y la sencillez.

En conclusión, ambos tipos de vivienda, tanto las de una sola planta como las de más, tienen sus cosas buenas y sus cosas menos buenas, pero en nuestra balanza personal pesan más las ventajas de las primeras… pero también te digo que si ambas están acompañadas de un entorno de naturaleza y tranquilidad nos podemos adaptar a lo que haga falta.

¿Y tú qué opinas? Nos encantaría que nos contases en los comentarios qué tipo de vivienda prefieres para vivir. Quién sabe, quizás se nos escapan algunas ventajas o inconvenientes, nos las haces ver y consigues hacernos cambiar de opinión.

Lo de las cookies

Usamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando entendemos que las estás aceptando. Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies