Instalaciones fotovoltaicas y su rendimiento en invierno

Casa con placas solares

Siempre hemos visto el autoconsumo en casa con energía solar como algo interesante de cara al futuro, pero los precios de la luz de los últimos meses nos ha hecho plantearnos que es más bien una cosa del presente más inmediato. Y, viendo los tejados de nuestros vecinos, nos consta que no somos los únicos.

Al pensar en una instalación fotovoltaica para nuestra casa se nos plantean bastantes dudas, y una de las más recurrentes es su rendimiento en invierno. Desde MySolarEnergy nos han dado mucha información interesante sobre este tema y aquí la vamos a compartir contigo.


Si tienes pensado llevar a cabo una instalación fotovoltaica en casa (buena decisión) lo más importante es saber dimensionar esa instalación correctamente en función de nuestras necesidades, y para eso lo mejor es consultar una calculadora solar.

Tejado con placas solares

Funcionamiento de las placas solares en invierno

Una de las dudas, como hemos comentado antes, que más nos solemos plantear los futuros poseedores de esta tecnología es si los paneles fotovoltaicos funcionarán en invierno. Y la respuesta es tan sencilla como que los paneles fotovoltaicos no funcionan gracias al calor sino a la luz que reciben.

Es decir, las placas solares producen energía siempre que haya un mínimo de luz. Por ello, hay que tener en cuenta una serie de factores específicos del periodo invernal:

En caso de que una capa de nieve cubra los paneles no es necesario limpiarlos ya que tienen unas características constructivas que les permiten soportar el peso y las condiciones climatológicas más adversas sin problemas. No obstante, si la capa de nieve fuese de cierto grosor y ante olas de frio prolongadas podría ocurrir que el panel quedase oculto bajo la nieve durante días y de este modo no produciría energía.

No es del todo cierto que los días de nieve los paneles no funcionan. Siempre y cuando los paneles no estén cubiertos por una capa de nieve, podrán seguir generando energía. Eso sí, como dependen de la luz que incide sobre ellos, si está muy nublado o nieva con intensidad el rendimiento será menor.

El frío es buen aliado del panel fotovoltaico. En contra de la creencia general, los paneles fotovoltaicos rinden mejor a más bajas temperaturas. Es decir, un día despejado y con temperaturas bajas es ideal para la producción fotovoltaica, y en esos momentos es cuando, de forma puntual, obtenemos la máxima potencia de nuestra instalación fotovoltaica.

En invierno habitualmente hay más días nublados o lluviosos que hacen bajar el rendimiento de los paneles. Las horas de luz en invierno son inferiores a las de verano ya que los días son más cortos, por lo que el tiempo de captación de radiación de los paneles es menor. Disponer de paneles de alta eficiencia será crucial para maximizar la captación en invierno.

Para concluir, desde MySolarEnergy destacan que lo más importante a la hora de dimensionar una instalación solar es tener en cuenta la cantidad de energía que seremos capaces de generar a lo largo de todo el año. Si tenemos en cuenta solo las necesidades energéticas en invierno, muy probablemente tendremos excesos de producción de energía en verano que no aprovecharemos y por tanto disminuiremos la rentabilidad de nuestra inversión.

Este artículo forma parte de una colaboración publicitaria que nos ayuda a mantener el blog y seguir ofreciendo contenidos originales.

Lo de las cookies

Usamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando entendemos que las estás aceptando. Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies