Artículos con la etiqueta“dulce”

Mermelada de fresa con azúcar integral de caña y limón

Mermelada de fresa casera

Hace tiempo publicamos en el blog otra receta para hacer mermelada de fresa casera (con mucho éxito, por cierto), pero en esta ocasión nos apetecía experimentar un poco, así que hemos probado usando azúcar integral de caña, en vez del blanco.

Gracias a este tipo de azúcar conseguiremos una mermelada de fresa con una textura y color increíbles, y además está demostrado que el azúcar integral nos aporta más nutrientes que el azúcar blanco, que solo nos aporta calorías, lo cual es un buen añadido. Aún así estamos ante un producto con bastante azúcar, así que hay que tomarlo con moderación.

Una receta de tiramisú muy especial… en una maceta!

tiramisú en maceta

Hace tiempo que queríamos publicar en el blog una receta de tiramisú, un postre muy sencillo de llevar a cabo y muy rico, pero además queríamos hacerla de una forma un poco diferente.

Al final nos hemos animado con una presentación de lo más original y sorprendente… en una maceta! Si, si, como lo lees, un tiramisú en una maceta. Además, ahora que se acerca la Navidad es un postre a tener muy encuenta, como por ejemplo para la comida del día de Reyes.

Imaginaos la cara de vuestros comensales cuando plantéis (y nunca mejor dicho) sobre la mesa varios maceteros, con su flor y todo, y les digáis que ese es el postre. Digno de una foto, sin duda.

Deliciosas magdalenas de chocolate caseras

Magdalenas de chocolate caseras

Ahora si que si, nos hemos metido de lleno en el crudo invierno, o lo que es lo mismo, sufriendo temperaturas que rondan los cero grados. Pero esto tiene una parte positiva, y es que dan más ganas que nunca de encender el horno y hacer cosas ricas, como estas deliciosas magdalenas de chocolate caseras.

Hace unas semanas compartimos con todos vosotros la que, para nosotros, es la receta definitiva de magdalenas. Era una receta muy sencilla, pero el resultado era espectacular. Unas magdalenas perfectas que subían lo justo, con una textura y un sabor perfectos.

Las magdalenas caseras más ricas

Magdalenas caseras

Pues si, así de tajantes somos. Hemos probado unas cuantas recetas diferentes de magdalenas, pero la que queremos compartir con vosotros es, sin ninguna duda, la que más nos gusta de todas.

Estas magdalenas son muy fáciles de hacer, requieren poco tiempo y el resultado es impresionante, con un sabor y una textura dignas de mención. Además, al estar elaboradas con aceite de oliva se mantienen esponjosas durante más tiempo.

Esta receta de magdalenas caseras está basada en una que publicó Uno de dos en Directo al Paladar (ambas páginas muy recomendables), aunque hemos hecho algunas pequeñas modificaciones.

Ingredientes para hacer 12 magdalenas

  • 2 huevos (a ser posible uno grande y otro pequeño)
  • Una pizca de sal
  • 125 gr de azúcar
  • 125 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 125 ml leche
  • 165 gr de harina de trigo
  • 8 gr de levadura Royal (medio sobrecito más o menos)
  • Ralladura de un limón

Elaboración de las magdalenas

El primer paso para hacer nuestras magdalenas caseras será coger los huevos y separar las yemas de las claras, montar estas últimas a punto de nieve con la pizca de sal, y reservar.

Echamos las yemas en un bol grande (en este acabaremos mezclando todos los ingredientes) junto con el azúcar y les damos caña con las varillas manuales, hasta que blanqueen y doblen su volumen (lo sabréis porque se convertirá en una pasta blanquecina después de un rato dándole caña).

Haciendo magdalenas caseras
A continuación añadiremos el aceite y la leche poco a poco a esta mezcla, mientras vamos batiendo, hasta que ambos líquidos estén bien incorporados. Ahora será el momento de echar la harina tamizada junto con la levadura, mientras seguimos dándole a las varillas, para que la harina se vaya incorporando bien.
Echamos también la ralladura del limón y removemos.

Ahora es el momento de añadir las claras que montamos a punto de nieve y remover bien, pero con cuidado de que no se nos bajen. Lo mejor es usar una espátula o cuchara y mezclar haciendo movimientos envolventes, hasta que las claras se hayan incorporado correctamente y tengamos una masa suave y homogénea.

Bandeja para muffins

Ha llegado el momento de rellenar dos tercios aproximadamente de los moldes para magdalena con nuestra masa. Para que os queden perfectas y no se abran es imprescindible usar una bandeja con huecos para muffins, o moldes rígidos. Si al final os aficionáis a hacer magdalenas, como nos ha pasado a nosotros, tener una de estas bandejas es una buena idea. También podéis echar un poquito de azúcar sobre cada magdalena, para que luego tenga esa típica cortecita dulce en la punta.

Introducimos nuestras magdalenas en el horno, previamente precalentado a 200º, y las dejamos durante 5 minutos a esa temperatura. Pasado este tiempo bajamos a 180º y seguimos horneando durante 15 minutos más. Después de este tiempo ya podréis abrir el horno y comprobar con un cuchillo o un pinchito metálico si la masa está bien hecha.

Detalle magdalena casera

Una vez que estén listas tan solo habrá que sacarlas del horno y colocarlas sobre una rejilla hasta que se enfríen, momento en el que podremos guardarlas en algún bote hermético… eso si no os las coméis antes!

Esperamos que probéis a hacer estas deliciosas magdalenas caseras y, sobretodo, que nos contéis que os han parecido :)

Magdalenas caseras

Torrijas de la abuela

Torrijas caseras

Una de las cosas que más nos gusta de la Semana Santa son los dulces típicos que preparan nuestras madres (y antes las abuelas, claro): torrijas, roscos de azúcar, pestiños… Todo un elenco de ricos alimentos que nos hacen desear que esta festividad se celebre varias veces más al año.

Hoy queremos compartir la receta de torrijas. Pero no son unas torrijas cualquiera, son una receta especial, con algunas diferencias respecto de la receta más típica, sobretodo al final.

Ingredientes para hacer unas 12 torrijas hermosas

  • 1 barra de pan del día anterior (podéis usar alguno de esos panes que venden específicos para torrijas, pero donde se ponga una buena barra de pan…)
  • 1 litro de leche
  • La cáscara de medio limón y media naranja
  • Canela en rama, al gusto
  • 4 cucharadas soperas de azúcar (también al gusto, dependiendo del dulzor que queramos conseguir)
  • Huevos
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración de las torrijas

Lo primero que haremos será llevar a ebullición la leche junto con la canela, las cáscaras de limón y naranja y el azúcar. Cuando veamos que va a hervir, bajamos un poco el fuego y dejamos unos cinco o diez minutos, para que la leche absorba todos los aromas.
Elaboración de las torrijas caseras
Mientras tanto podemos cortar la barra de pan en rebanadas gruesas, de unos dos centímetros. Podéis hacer los cortes perpendiculares o en diagonal, eso ya es una cuestión estética. Eso sí, es importante que el pan sea del día anterior y que tenga una miga “apretada”, que no sea muy ligero, pues se nos podría deshacer durante el proceso.

Una vez que hayamos tenido la leche hirviendo flojito un rato, retiramos del fuego y dejamos templar. A continuación iremos introduciendo en la leche cada rebanada de pan, de forma que se empapen bien, y las vamos apartando en una fuente.

En este paso la temperatura de la leche es crítica, ya que si está demasiado caliente se nos desharán las rebanadas, y si está demasiado fría no se empaparán bien. Por lo que hemos podido comprobar nosotros mientras veíamos a la maestra trabajar, el punto óptimo es templada tirando más bien a caliente, porque es preferible que nos sea difícil manejar las rebanadas a que no se empapen bien y no queden jugosas al final.

La leche que sobre cuando hayamos terminado de empapar todas las rebanadas la reservaremos, ya que al final la volveremos a usar.
Friendo las torrijas caseras
Ahora solo quedará pasar cada rebanada por el huevo batido e ir friéndolas en una sartén con abundante aceite, dándoles la vuelta para que se doren bien por ambos lados. Las vamos retirando a un plato con papel de cocina para eliminar el exceso de aceite y las servimos en una fuente honda.

El toque final de estas torrijas tan especiales de la abuela es añadir sobre la fuente de las torrijas la leche que nos sobró anteriormente. No os queremos ni contar el increíble sabor que tienen estas torrijas empapadas en la rica leche aromatizada con canela, naranja y limón. Mmmmmmm….

Os animamos a que probéis a hacer estas torrijas, ya que son muy fáciles de hacer, económicas y son una merienda perfecta para estos días. Y al contener leche, huevo y pan, son un rato nutritivas :)

Tarta de queso fresco

Tarta de queso fresco
Hoy tenemos el placer de contar con la colaboración especial de Muriel (etringita), autora del delicioso blog Fotomerienda, que comparte con nosotros esta espectacular receta de tarta de queso fresco. Os dejamos con ella.

Esta tarta de queso fresco es un postre perfecto para los calurosos días de verano. La base no necesita mucho rato de horno y el relleno se cuaja en el frigorífico. Aunque la receta va acompañada de mermelada de fresa podéis cambiar el sabor y la fruta con la que va recubierta. Con las cantidades señaladas se puede hacer una tarta redonda de 20 cm de diámetro.

¿Qué necesitas?

Pasta de la base:

  • 140 g de harina
  • 40 g de azúcar glass
  • 60 g de mantequilla
  • 1 huevo

Ingredientes tarta de queso fresco
Relleno de queso:

  • 300 g de queso fresco tipo burgos
  • 125 ml de leche
  • 75 g de nata líquida
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 2 hojas de gelatina grandes (4 si son pequeñas)

Ingredientes tarta de queso fresco
Cobertura:

  • mermelada de fresa
  • fresas (opcional pero altamente recomendable)

Elaboración de la base de la tarta:

Tamizar la harina y el azúcar en un cuenco y remover. Incorporar la mantequilla y amasar hasta que parezca pan rallado. Agregar el huevo, y trabajar la masa con una espátula. Cuando se haya integrado el huevo seguir amasando con los dedos hasta que haya ligado y quede una masa lisa y brillante. Envolver la masa en un film transparente y dejar reposar en el frigorífico al menos 30 minutos.

Precalentar el horno a 200 ºC. Extender la masa con rodillo sobre una superficie enharinada y forrar un molde desmontable para tartas. Como la masa lleva mantequilla no se pegará (es más, incluso se separará del molde un poquito al cocer). Pinchar la base con un tenedor y cubrir el molde con papel de aluminio. Hornear de 15 a 20 minutos hasta que la masa esté ligeramente dorada. Retirar el papel de aluminio y seguir horneando 2 ó 3 minutos. Dejar enfriar la base de la tarta.
Tarta de queso fresco

Elaboración del relleno:

Poner en un cazo la leche, el azúcar y la nata. Sin dejar de remover, cuando la mezcla se haya templado, incorporar las hojas de gelatina (previamente mojadas en agua fría, y escurridas). Batir con unas varillas hasta disolver completamente la gelatina (no es necesario que hierva, sólo que se caliente un poco). Apartar del fuego y añadir el queso fresco cortado en trozos pequeños. Batir con la batidora hasta obtener una mezcla homogénea sin grumos.

Verter el relleno sobre la base de la tarta y enfriar en la nevera durante al menos 4 ó 5 horas hasta que quede consistente. Es mejor hacer la tarta el día anterior al que la vayamos a consumir.

Cobertura y presentación:

Antes de servir, poner una capa fina de mermelada de fresa. Si quieres y es temporada de fresas, además de la mermelada se pueden poner fresas cortadas en láminas para que la tarta sea aún más apetecible.
Tarta de queso fresco

Lo de las cookies

Usamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando entendemos que estás aceptando las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR